Convocatoria (español)

Kreuzberger CSD 27/06/2015 16:00 O-Platz
Convocatoria

No al camuflaje rosa – Queer sigue siendo RADICAL
¡No al camuflaje rosa! – ¡Ser Queer es ser Radical!
– indecentes, inadaptados e incómodxs contra racismo, guerra y explotación –

¡¿Queer es cool, queer es hip, queer es «bienvenidx» en todos lados?!
Los departamentos de prensa de las instituciones estatales han adoptado recientemente la temática LGTB*IQ para mejorar su imagen. Las mismas compañías multinacionales que generan sus ganancias por medio de la explotación de mujeres del Sur Global, o bien cooperan de manera cercana con regímenes persecutores de personas LGBT*IQ y otras minorías, se fabrican aquí una imagen progresista e inclusiva, «administran la diversidad» y hacen donaciones a organizaciones homosexuales. Los mismos estados que promueven la guerra en el exterior y una política racista en el interior se cuelgan su recién descubierta (y dudosa) tolerancia como una medalla de honor. Incluso los partidos y las organizaciones conservadoras hacen uso de la «jugada gay» para defender a la sociedad occidental, caucásica y homosexual, de la supuesta amenaza musulmana.
Esto no solo implica utilizar a la colorida comunidad LGBT*IQ para disimular una política asesina, sino que incluso intenta redibujar las fronteras de la pertenencia nacional: De un lado se presenta el Occidente, cristiano y homosexual, contrapuesto al malvado y homófobo Oriente, a las naciones «subdesarrolladas» del continente africano, al mundo islámico y a las regiones catalogadas como «premodernas» y «bárbaras».
Estas nuevas fronteras se trazan también dentro de las comunidades LGBT*IQ: La Gente de Color, lxs Negrxs y lxs Musulmanes son vistxs de entrada como una amenaza homófoba. Por otro lado, si se identifican como homosexuales*, se ven como víctimas *indefensas* que habrían de ser rescatadas por la sociedad normativa. El Estado y los grandes consorcios protegen y celebran a lxs autonombradxs ‚defensorxs de los derechos homosexuales‘, lxs mismxs que colaboran con la prensa para estigmatizar tanto a migrantes como gente blanca de las clases sociales bajas.
Podemos ver estas categorizaciones claramente en Berlín, donde nuestros barrios y vecindarios parecen volverse objetos de ese discurso: Los lugares pobres como Neukölln y Marzahn se presentan como «áreas peligrosas», lo que permite que tanto lxs políticxs populistas como algunxs activistas gay utilicen el eslogan «Ley y orden» en las zonas gentrificadas. Cada vez menos Personas Queer se pueden permitir pagar las rentas en los barrios céntricos, y cada vez más Queers, Trans* e Inters en edad avanzada, enfermxs y pobres son excluidxs del trabajo remunerado, la asistencia sanitaria y la mínima participación social. Por otro lado, lxs autonombrados ‚queer‘ y ‚progresistas‘ han llegado a formar una clase llena de privilegios: Managers, soldadxs y políticxs ‚gays‘ echan mano todo el tiempo de la fuerza represora y racista de los cuerpos de seguridad del estado para proteger su posición.* Una actitud semejante podemos ver en las discotecas y bares «de ambiente», donde con frecuencia el acceso depende de la apariencia física y el color de piel.

[ * Original: Dass auch immer größere Teile queere Communities sich die Mieten in der Innenstadt nicht mehr leisten können, dass arme, alte, kranke Queers, Trans* und Inter von Erwerbsarbeit, Gesundheitsversorgung und der elementarsten Teilhabe ausgeschlossen sind, schreckt die Meinungsführer_innen von Ehegatten-Splitting, schwulen Managern und lesbischen Soldatinnen nicht ab Rassistische Polizeigewalt ist willkommen, wenn’s um den Schutz der »eigenen« (Homo-) Räume geht. (Nota: https://de.wikipedia.org/wiki/Ehegattensplitting) ]

Berlín: Capital de lo Queer
La escena queer berlinesa siempre ha sido muy diversa. El gay convencional, la lesbiana clásica, el hispter queer, la trans* politizada, lxs feministas radicales, la marimacha fetichista… Todxs encuentran su lugar y se desarrollan a velocidades vertiginosas. No únicamente identidades y posturas: También posiciones políticas. Así, en Berlín se ha desarrollado dentro de este espacio una fuerte ala de derecha populista que se mezcla en muchos temas de actualidad, con una gran cobertura por parte de los medios y un fuerte apoyo (incluso financiero) de la clase política berlinesa. Tenemos acciones como los besos públicos «por el amor, la diversidad y la tolerancia», manifestaciones contra la homofobia frente a las mezquitas y festivales públicos por las tradiciones homosexuales. Lxs organizadorxs de estos eventos gustan de usar la bandera de «la comunidad» para colocar reportajes en los medios amarillistas y para ofrecer su apoyo a las fuerzas de seguridad, al parlamento, al departamento de asuntos migratorios y a toda la gama de partidos políticos, sin importar el color: Del verde chillón al café negruzco. Este escenario subraya una política identitaria unidimensional, dejando de lado por completo el concepto de interseccionalidad, cuyo resultado es la reproducción cotidiana de racismo, sexismo y transfobia.

Refugees Welcome?!
En la metrópoli gay se entiende el Postcolonialismo de manera singular: Desde la posición occidental privilegiada se evalúan y etiquetan países, regiones e incluso continentes enteros ya sea como «gay-friendly» o… O no. Mientras tanto, en la misma ciudad, el movimiento «Refugee» pelea con todos los medios por sobrevivir. Esto no impide que el CSD comercial, junto con partidos políticos y organizaciones homosexuales y lésbicas, utilicen el eslógan «Refugees Welcome» en su campaña. La superficialidad de ese supuesto apoyo se pone de manifiesto en el hecho de que estas organizaciones no hayan tomado una postura clara frente al desalojo de Oranienplatz y la Gerhart-Hauptmann-Schule, frente a los ataques al stand informativo o frente a la deportación de muchxs refugiadxs. Por un lado se toma la «identidad sexual como motivo de asilo» en la agenda política, pero lxs refugiadxs queer siguen pasando por todo tipo de vejaciones en las oficinas de extranjería y en los campamentos temporales.

Ser Queer es ser Radical – Kreuzberg es y permanece Queer y Radical
Hace ya casi 20 años que se organiza un CSD en Kreuzberg. Con justa razón. La trayectoria de lucha y las experiencias acumuladas tienen una larga historia, que se remonta a las personas «sucias», «indeseables» que fueron expulsadas del CSD «respetable»**. Muchas personas solidarias, con diferentes formas de vida, necesidades, historias y realidades se encontraron en esa ocasión. Desde entonces Kreuzberg es la casa del otro, «pequeño» CSD. Salimos todxs juntxs a la calle, por una vida autónoma y por la emancipación de un sistema que discrimina, estigmatiza, deporta, patologiza y margina. No nos dejamos instrumentalizar y ponernos unxs en contra de otrxs. También en nuestras comunidades hay transfobia, racismo y clasismo, así sea que nos entendamos como de izquierda, radicales o alternativxs. No podemos apartar la mirada de la discriminación que ocurre en nuestros espacios. Todxs somos responsables de que eso pase.

[ ** https://de.wikipedia.org/wiki/Transgenialer_CSD#Geschichte ]

¡En este día celebramos todo aquello por lo que se peleó y se ganó!
¡Salgamos a la calle con energía y mostremos todo lo que aún nos falta por pelear y ganar!

Participa: Rueda, corre y baila. ¡Salgamos a la calle al CSD de Kreuzberg!
¡Vayamos juntos, hagamos ruido y dejemos las banderas partidistas y nacionales en casa!

No nos dejamos usar ni poner unxs contra otrxs.

Nada de camuflaje. Y mucho menos en rosa.

Queer es y permanece Radical

Grupo de organización del KCSD:
Gladt e.V., Türkiyemspor Frauen- und Mädchenabteilung, Rattenbar, Südblock, SO36, SoliTsoli, 15M Berlin, Colectivo 43, LesMigras y muchas personas que a título individual colaboran.